Los Clubes Bolivianos en la Copa Libertadores de América, Capitulo 2. Partidos Memorables 1970 – 1979

Guery Ágreda de Universitario despeja un balón en el partido que la U jugó frente a River en La Paz en 1970. A la izq. miran la jugada Eulogio Vargas y "Mostaza" Merlo. Acompañan Miguel Ángel López y Jorge Ferreiro. River ganó el partido 2 a 0

La década de los años setenta comenzó con muy malos augurios para los equipos nacionales en la Copa. Sin embargo, a lo largo de la década, el nivel de su rendimiento fue mejorando paulatinamente. Fue también el tiempo en el que comenzó a aparecer el fútbol cruceño como gran protagonista con el debut de Oriente Petrolero en 1972.

LAS DOS PEORES CATÁSTROFES

Irónicamente, dos equipos que gozaron de gran renombre y que en los torneos locales eran casi invencibles, fueron protagonistas de dos los peores resultados de la historia de nuestros clubes en la Libertadores.

En 1969, en un maratónico torneo Simón Bolívar, Universitario de La Paz se llevó el título incuestionablemente. Sus rivales más poderosos eran Bolívar, que llevaba una racha de gran consistencia desde 1966, y el ya desaparecido Mariscal Santa Cruz. Los celestes salieron subcampeones y los militares obtuvieron el tercer lugar, lo  mejor que les pudo pasar, pues por ese puesto representaron a Bolivia en la Recopa Sudamericana de 1970 y obtuvieron el único título internacional de clubes que haya logrado hasta hoy un equipo del país.

Parecían tan buenos los de la U que fueron apodados como el “ballet azul”. Pues bien, el “ballet” y Bolívar enfrentaron en la Libertadores a los dos grandes del fútbol argentino, River Plate y Boca Juniors. En esos años se estilaba que los equipos débiles comenzaban como locales y luego iban de visita. La U debutó internacionalmente en La Paz contra Boca. El 0 a 0 final fue amargo porque Óscar Matozza, un interesante mediocampista, desvió un penal que pudo haberle dado el triunfo a los paceños en un partido muy reñido.

Daniel Onega anotá el segundo de los nueve goles que le hizo River a la U en Buenos Aires. Lo sufre el arquero Griseldo Cobo

Pero la pesadilla llegó el 11 de marzo de 1970 en el Monumental frente al River de López, Merlo, Trebucq, Scotta, Montivero, Daniel Onega y Más. Dirigía a los millonarios el legendario Ángelito Labruna. Óscar “Pinino” Más, el “Mono”, uno de los grandes punteros izquierdos que ha tenido Argentina, se dio el festín casi solito. Abrió la cuenta a los 5 minutos, Onega aumentó a los 7 y luego “Mostaza” Merlo. Más de nuevo, mediante penal a los 27, puso el 4 a 0. El segundo tiempo fue aún peor. Vinieron dos más y en cuatro minutos (del 39 a 42) llegaron los últimos tres goles. 9 a 0. Para mala fortuna Griseldo Cobo (ex Always), uno de los grandes del arco boliviano que había sido el héroe del estrecho 1 a 0 en contra frente a Argentina en Buenos Aires un año antes, recibió cuatro goles, lo sustituyó Celso López que recibió cinco. Universitario tenía en sus filas a Ágreda, Álvarez, E. Vargas, Senés, Matozza y Ferreira. Ese partido fue el principio del fin de una gran institución. La U paceña nunca más levanto cabeza.

En 1970 The Strongest que había resucitado literalmente de las trágicas cenizas de Viloco, armó un equipo de mucho cuidado. Aunque no logró el campeonato nacional de ese año que lo consiguió el mejor Chaco Petrolero de siempre, llegó a la Libertadores con muchas pretensiones. Como en el 70, los rivales eran dos clásicos del Río de la Plata, los uruguayos Peñarol y Nacional. El Tigre perdió 2 a 1 con Peñarol en La Paz y empató 1 a 1 con Nacional. La base del equipo aurinegro era La Fuente, Maldonado, Encinas, Iriondo, Ágreda, R. Vargas, Romero, Bastida, J.A. Díaz, Jiménez y Nilton.

Raúl Castronovo fue el goleador de esa versión (junto a Artime) y una de las estrellas del Peñarol de 1971, anotando 10 goles. 5 de ellos en un solo partido, frente a The Strongest. Fue el encuentro de mayor gloria de su fugaz carrera.

El 22 de marzo de 1971 en el Centenario llegó la hora negra. Para decirlo pronto, un nombre, el de Raúl Castronovo, que se hizo famoso por ese partido, quedó sellado a fuego en los malos recuerdos atigrados. Anotó 5 goles de los 9 que Peñarol le hizo a Strongest. El festival comenzó a los 4 minutos y terminó a los 42 del segundo tiempo. Para la anécdota, dos apellidos se repitieron en los dos 9 a 0, Guery Ágreda, que había vestido la casaca de la U el año anterior, y Onega, en River Daniel y en Peñarol Ermindo. Strongest, a diferencia de Universitario, con una larga y gloriosa historia, se repondría del golpe y haría actuaciones inolvidables en la Copa.

EL DÍA DE GANGAS

El chileno Gangas se convirtió en el héroe del trabajado empate de los rojos frente a River en 1973, anotando la igualdad de tiro penal en el último minuto del encuentro . Fue el primer punto que un club boliviano le arrancaba a uno argentino en Buenos Aires.

En 1973 los rojos de Cochabamba estuvieron muy cerca de la hazaña de clasificar. Doble mérito, pues enfrentaban a dos grandes de la Argentina, River y San Lorenzo. Wilstermann hizo una campaña impecable como local derrotando por sendos 1 a 0 a los dos equipos argentinos y a Oriente Petrolero, seis puntos de seis posibles (entonces se asignaba dos puntos al ganador). A diferencia de años anteriores, sin embargo, sólo clasificaba un equipo por serie. El 19 de marzo de 1973 el cuadro cochabambino enfrentó a River en el Monumental. Allí estaban Issa, Olivera, Ponce, Pérez, los dos Cabrera, (Busset y Rivero), Joanna, Sánchez, y Gangas un notable jugador de gran personalidad y don de mando, el equipo estaba  dirigido por J.C. Trigo. Sacar un punto en Buenos Aires parecía una quimera, pero no lo fue. River hizo un gol “de vestuario”, Morete abrió la cuenta al minuto de juego. Pero no se repitió lo de 1970. Wilster aguantó con coraje y mantuvo el marcador estrecho en contra, hasta que Milton Joana empató a los 36, y jugando de igual a igual. El partido se mantuvo con ese marcador hasta una desafortunada jugada en la que el marcador de los rojos, Ponce, anotó en contra cuando faltaban 19 para terminar. Gol inmerecido. Faltando un minuto, un ataque de los bolivianos en los pies de Limbert Cabrera, símbolo aviador, termina en el derribo del delantero en el área. Penal. Tras nerviosas conversaciones, le dejan el peso al chileno Abel Gangas. Disparo medido y calculado, y gol. Nadie se había atrevido a tomar la responsabilidad hasta que Gangas lo hizo y quedó en la historia. El primer punto de un equipo nacional en Argentina frente a un grande de ese país. Pero no se pudo, Wilstermann perdió con San Lorenzo. Los “cuervos” ya le habían sacado los cuatro puntos a River y dos de visitante a Oriente y se quedaron con la serie.

MUNICIPAL EN BRASIL

El uruguayo Rocha, referente del Sao Paulo de los setenta, no pudo con un Municipal que jugó de igual a igual en el "Pacaembú" de San Pablo. Rocha logró un agónico empate contra Muni que ganaba 3 a 2.

Si empatar en Buenos Aires era difícil, hacerlo en Brasil parecía imposible. No lo fue para el Municipal que en su última participación copera en 1974. logró un resultado increible. Era el equipo de Zaya Mora, Mario Rojas, Rimazza, Baldivieso, Sanguinetti, Taritolay, Linares y Lladó. El rival fue Sao Paulo del gran Pedro Virgilio Rocha, el lugar el estadio Pacaembú de esa ciudad. Primer tiempo con marcador en blanco y dominio claro de los paulistas. En el segundo, a los 2 minutos, gol de Nelsinho. “Tudo legal”. Pero cinco minutos después, Jorge Lladó diminuto puntero guindo escapa y marca el empate. Dos minutos más tarde Terto pone a los brasileños en ventaja. Pero Muni no se rinde. Nicolás Linares, de la estirpe de Camacho, empata el partido y no contento con ello pone en ventaja a los boliviano en el minuto 24. Municipal estaba haciendo historia, hasta que el viejo y grande Rocha de impecable tiro libre (su especialidad) empata a los 41. Aún así, fue un resultado especial, porque igual que Wilstermann un años antes no fue un azar, fue un partido de ida y vuelta en el que Municipal mereció el triunfo.

LA MAYOR GOLEADA “CASERA”

Bolívar que comenzó a usar uniforme completamente celeste obtuvo el título nacional de 1975. El 4 de abril de 1976 destrozó a Guabirá por 7 a 1. En la foto Jiménez, Aragonés, Troncone, Solórzano, Vaca y Baldivieso. De cuclillas, Araoz, Díaz, Góngora, Lugo y Sanabria

En 1976 Bolívar comenzó una impresionante andadura copera que se traduciría en notables resultados a la vuelta de pocos años. Acompañaba a Guabirá que había salido campeón en 1975, y enfrentaba a Liga de Quito y Deportivo Cuenca. Logró dos triunfos en Tembladerani (el estadio celeste fue sede copera del equipo solo en dos versiones, esta y la de 1977) frente a los ecuatorianos y jugó su tercer partido como local frente a los azucareros. Fue un paseo. Como anécdota, cabe recordar que arbitró el encuentro uno de los mejores jueces del mundo, el brasileño Romualdo Arppi Filho. Hasta la mitad del primer tiempo no paso nada, pero a los 24, Ovidio Mezza abrió el grifo. Tres goles del gran armador yacuibeño, dos de Carlos Aragonés, el emblema celeste de los setenta, uno del paraguayo Lugo y el cierre de Oropeza a los 89 minutos. El gol solitario de los rojos de Montero lo hizo Rocabado. Un 7 a 1 que no se ha repetido entre equipos bolivianos en la Copa. Por si fuera poco, Guabirá perdió sus dos subsiguientes partidos como local frente a los ecuatorianos. Para peor fue derrotado por Liga 1 a 0, y el partido se suspendió a los 15 minutos del primer tiempo por una invasión de los hinchas al campo de juego.

LA PRIMERA GOLEADA ORIENTISTA

Oriente comenzó a ser gran protagonista de la Libertadores al comenzar los años setenta. En 1977 goleó a Atlético Nacional de Colombia en Santa Cruz por 4 a 0. Jugadores como Hoyos, Arias, Campos, Taritolay, el gran "Chichi" Romero y Toninho, integraron ese cuadro.

Oriente, que había debutado muy decorosamente en 1972, se dio el gusto de obtener en 1977 un resultado incuestionable en el estadio cruceño entonces llamado Willy Bendeck en homenaje al gran corredor automovilistico. Su rival fue Nacional de Colombia que años después obtendría la Copa. El equipo albiverde tenía en sus filas a Hoyos, Freddy y Carlos Flores, Arias, Espinoza, Moreno, Taritolay, al inolvidable “Chichi” Romero comenzando su consagración, Toninho, “Tamayá” Jiménez, Miguel Aguilar y Franco. Un equipo de muchos quilates. Fue un partido de dominio muy claro de los verdolagas. “Chichi” abrió la senda que continuó “Tamayá” y cerró con dos goles el paraguayo Estanislao Franco un goleador de gran físico. El encuentro se cerró con un contundente 4 a 0 que además redondeaba una impecable tarea de los equipos locales, pues Bolívar y Oriente ganaron sus cuatro partidos de locales, tres de ellos por goleada (Bolívar 3 Nacional 0, Bolívar 3 Deportivo Cali 0 y Oriente 4 Nacional 0). Clasificó Dep. Cali que le sacó un punto a los celestes.

LA BATALLA DEL CAPRILES

El Estadio Félix Capriles, escenario de jornadas de gloria (El título sudamericano de 1963, por ejemplo), fue clausurado en 1979 tras el escándalo desatado en el partido Wilstermann Olimpia.

El 29 de marzo de 1979 Wilstermann abría la serie como local enfrentando al campeón paraguayo, un poderoso Olimpia. Comenzó ganando el elenco paraguayo con gol de Talavera a los 15. Wilstermann jugaba mal. En el segundo tiempo las cosas no cambiaron, hasta que un incidente en el área de los locales devino en impensada batalla Todo el equipo aviador se enfrentó a los olimpistas reclamando la jugada de modo desmesurado. Comenzaron los golpes y el descontrol de los jugadores que devino en la decisión del árbitro brasileño  Wright de expulsar a ¡Carlos Arias, Raúl Navarro, Miguel Bengolea y Juan Carlos Sánchez de los rojos!. El equipo local quedó con los jugadores justos para seguir, siete. No le fue difícil a Isasi, en una corrida, anotar el segundo. Pero ya era tarde, el clima del partido era imposible. La furia de los aficionados se tradujo en invasión del campo, un desorden total. El árbitro se retiró igual que los visitantes. A los 71 minutos suspendió el partido. Los puntos le fueron otorgados al ganador parcial, El Capriles fue clausurado por toda esa versión de la Copa, con lo que Wilstermann tuvo que jugar sus dos partidos como local en Santa Cruz (perdió con Sol de América 2 a 3) y La Paz (perdió por goleada con Bolívar 6 a 0, que ya lo había goleado en la ida por 4 a 0).Por primera vez un equipo boliviano terminaba su participación sin ningún punto.

Con este equipo Bolívar hizo una campaña impecable como local en 1979. Propinó tres goleadas (6 a 0 y 4 a 0 a Wilstermann, 4 a 1 a Sol de América), logró también un empate de visitante. A pesar de ello no pudo clasificar a la siguiente ronda.

Bolívar, en cambio, hizo una gran campaña ese año con cuatro triunfos, un empate y una sola derrota, además logró tres resultados por goleada 4 a 0 y 6 a 0 a Wilster y 4 a 1 a Sol de América. Además empató con Sol de América en Asunción y solo perdió el partido que definía la clasificación, otra vez, como en 1969, frente a Olimpia. 10 puntos para los paraguayos y 9 para los bolivianos. Olimpia, quizás con el mejor equipo de su historia, obtuvo la copa al derrotar a Boca Juniors en la final.

Anuncios

4 pensamientos en “Los Clubes Bolivianos en la Copa Libertadores de América, Capitulo 2. Partidos Memorables 1970 – 1979

  1. Felicidades, por los articulos y fotos realmente muy lindo y emosionante poder recordar a todos esos jugadorazos.

  2. Recuerdo muy bien el partido de la U Vs. River en Bs. As. el plantel completo estuvo almorzando en la casa de Juan Matozza, hermano de Oscar Matozza, mi padre.
    Yo tenìa 10 años y estaba feliz de tener tan cerca a todo el equipo profesinal de la U, un gran recuerdo muchas gracias.

    Hugo Matozza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s