Bolivia en la Copa América, Capitulo 2. !Campeones Sudamericanos 1963!

 

bolivia 1963 30 sudamericano

La vieja ilusión de ser sede de un Campeonato Sudamericano frustrada en 1930 por la suspensión temporal de esos torneos cuando Bolivia había sido designada (y había construido el estadio Hernando Siles precisamente para inaugurarlo en el Sudamericano), se hizo por fin realidad en el Congreso de la Conmebol (conocida entonces con las siglas CSF) en Barranquilla que en mayo de 1961 aprobó al país como sede del XXI Torneo Continental (que contando los extraordinarios era el XXVIII).

Roberto Prada, presidente de la FBF, quien hizo posible que Bolivia lograse la sede del Sudamericano de 1963

A partir de entonces dirigentes como Roberto Prada y Eduardo Saenz García comenzaron a trabajar intensamente en la preparación del desafío. Prada en particular, fue un gestor fundamental del más importante logro boliviano de la historia de nuestro fútbol.

LA PREPARACIÓN. LA COPA PAZ DEL CHACO EN 1962, TIEMPO DE ESPERANZA

El camino fue largo. Comenzó por la remodelación (la última que se hizo) del estadio Siles (demolido en 1975 y reconstruido en 1977), la adecuación del estadio Capriles y siguió con la preparación del seleccionado. A fines de julio de 1962 se convocó a jugadores en dos pre-seleccionados que se conformaron sobre las base y los equipos de La Paz y de Cochabamba. En ambas ciudades dos combinados distintos jugaron con Paraguay por la copa Paz del Chaco con resultados favorables en la ida. En Cochabamba el 10 de agosto Bolivia venció por 3 a 1, estaban en ese equipo Issa, Zabalaga, Terrazas, Villarroel, Balderrama, Rocabado, Morales, Alcócer, García, López, Sánchez, Reyes, Herbas y Cortez. En La Paz el 12 de agosto volvimos a ganar por 3 a 2, el equipo era totalmente distinto (es la única vez que en un mismo ciclo la selección ha jugado dos partidos sin repetir un solo jugador), López, Caínzo, Espinoza, Vargas, A. Torrez, Ramírez, Aramayo, A. Escobar, M. Flores, Dimeglio, A. Aguirre, Ugarte, Ticona y L. Aguirre. En esa primera etapa el técnico era Vicente Arraya. Los directivos, sin embargo, asumieron que Arraya –a pesar de su experiencia- no tenía la talla para conducir al equipo en trance de tal magnitud.

EL FRACASO DE ASUNCIÓN. LA CABEZA DE ALVIM CORRE PELIGRO

Danilo Alvim, estrella del fútbol brasileño de los años cuarenta, fue contratado por la FBF para dirigir a Bolivia. Su fracaso en Asunción hizo que muchos pidieran su cabeza. Terminó convertido en uno más de los héroes del título

A principios del 63 la FBF contrató al brasileño Danilo Alvim que había sido una de las grandes estrellas del fútbol brasileño, figura en el Sudamericano de 1949 y parte del seleccionado que no pudo ganar el Campeonato del Mundo en su casa en 1950. Había brillado en Vasco da Gama y dirigido ya equipos de su país. Alvim debutó en los partidos de vuelta de la Paz del Chaco en Asunción el 17 y 19 de febrero de 1963. Un descalabro total (0-3 y 1-5), con un equipo que combinaba a las dos seleccione regionales con la inclusión de dos nuevas figuras Wilfredo Camacho y Ramiro Blacutt. En Bolivia, todo el país puso el grito en el cielo, la cabeza de Alvim peligraba, si no hubiese sido por la decisión de los directivos, habría sido cortada. Los organizadores del torneo decidieron esperar, no había mucho que hacer, faltaba menos de un mes para la inauguración…no se equivocaron.

LOS DÍAS DEL ESCEPTICISMO

Caricatura publicada en El Diario en ocasión del sudamericano

A decir verdad, muy pocos esperaban que Bolivia ganara el campeonato. La idea era hacer un buen papel y buscar, “si es posible”, uno de los tres primeros lugares. Se esperaba al “scratch” brasileño  que un año antes había logrado el bi-campeonato mundial, a la Argentina y Uruguay tradicionalmente los más poderosos equipos del continente junto a Brasil. Ocurrió, sin embargo, que Uruguay declinó venir (sólo faltó a 2 de 32 campeonatos, este y el de 1925 en Argentina), Argentina envió un equipo juvenil, aunque con jugadores de mucho talento como el arquero Andrada, Griguol, Menotti, Savoy, Zárate o Albretch para mencionar solo a dos y Brasil presentó una escuadra menor comparativamente al gran equipo del 62, se trataba de un campeón estadual.

ECUADOR. SUENAN LAS ALARMAS

La selección campeona. De pie: Max Ramírez, Eduardo Espinoza, Wilfredo Camacho, Roberto Caínzo, Eulogio Vargas y Arturo López. De cuclillas: Ramiro Blacutt, Máximo Alcócer, Víctor Agustín Ugarte, Ausberto García y Fortunato Castillo

El 10 de marzo comenzó la carrera en La Paz. Bolivia abrió su campaña frente a Ecuador. Salieron del túnel Arturo López en el arco, Roberto Caínzo, Eduardo Espinoza y Eulogio Vargas en la defensa, Alberto Tórrez y Wilfredo Camacho en el medio campo, Edgar Quinteros, Renán López, Máximo Alcócer, Víctor Agustín Ugarte y Fortunato Castillo en el ataque; alternaron Abdul Aramayo, Max Ramírez y Carlos Cárdenas. Fue un partido difícil y que parecía traer malos presagios. Ecuador era en los papeles uno de los dos rivales más débiles de la competencia, el triunfo se daba por descontado. Pero no ocurrió. El empate a 4 goles con el menos armado de los siete equipos participantes fue muy sufrido y mostró a un seleccionado dubitante al principio aunque decidido a pelear hasta la última pelota. El partido tuvo una progresión para poner nervioso al más pintado.

Bolivia 4 Ecuador 4. Raffo, goleador del torneo, anota el primer gol ecuatoriano a los 30 del primer tiempo

Abrió la cuenta Renán López a los 16 minutos del primer tiempo, aumentó Castillo a los 27, en lo que parecía el inicio de un gran resultado para los bolivianos con un 2 a 0 tranquilizador (pero ya se sabe, el 2 a 0 suele se muy traicionero), pero tres minutos después el ecuatoriano Raffo (que finalizó como goleador del campeonato) acortó distancias, y en el límite del primer tiempo, a los 44, Raymondi empató las cifras. En el segundo tiempo la cosa se puso color de hormiga cuando a los 3  Gando adelantó el marcador para Ecuador, y fue para el síncope cuando otra vez Raymondi, solo dos minutos después, a los 5, sacó dos goles de diferencia. El estadio se conmocionó y presagiaba el papelón. Si empezábamos así, que sería con los demás….pero Bolivia se puso las pilas y a los 10 el gran goleador nacional “Tutula” Alcócer puso el 3 a 4 y, como siempre, Wilfredo Camacho que se acostumbró a no rendirse nunca, puso el empate definitivo a los 35 minutos. Camacho construyó en esos partidos una leyenda, la del fútbol camachista, merecida sin duda por sus gestas personales y por ponerse al equipo al hombro cuando fue más necesario. El resultado fue un susto y un llamado de atención que los bolivianos supieron escuchar. Pero tras el partido la afición daba por obvio que ganar el título era una quimera y que con suerte podríamos lograr un papel decoroso.

COLOMBIA. NI FU NI FA

Camacho en primer plano, saluda al público. Fue el gestor de la garra boliviana, el llamado “fútbol camachista”.

En Cochabamba tocó Colombia. El 17 de marzo debutamos en la llajta. Fue, hay que reconocerlo, un partido deslucido. Alternó con relación al primer partido Hugo Palenque, fue el único jugador nuevo en la plantilla. Colombia comenzó dándonos el segundo susto en el segundo partido. A solo 4 minutos de comenzado el partido Botero puso en ventaja al equipo que dirigía Ochoa, pero esta vez las cosas nos fueron mejor, “Tutula”, en su tierra y demostrando que fue uno de los grandes goleadores de nuestra historia, anotó los dos goles nacionales a los 22 y 40 de la primera fracción. El resultado no se modificó y el partido terminó 2 a 1 para Bolivia, aunque el trámite en general fue aburrido y con exceso de juego en el medio terreno.

PERÚ. EL CAMINO HACIA LA GLORIA

Ausberto García anota a los 31 del segundo tiempo el 3 a 2 definitivo frente a Perú

Bolivia-Perú fue el primero de tres partidos históricos que nos llevaron al título en este torneo. Fue el 21 de marzo en La Paz. Perú tenía a Rubiños, León, Gallardo y Mosquera, el adelanto de la gran selección albiroja de fines de la década de los sesenta. A los 2 minutos Camacho abrió la cuenta. Todo parecía fácil, pero a los 12 empató Gallardo. En ese partido se produjeron modificaciones sustanciales en el equipo, Herbas por Espinoza, Ramírez por Tórrez, Aramayo por Quinteros y García por López. Alvim no estaba contento por el desempeño de los dos primeros encuentros y buscó reforzar una defensa que se había mostrado endeble, a la vez que inyectó dos atacantes fundamentales, Aramayo y un prócer futbolístico cochabambino, Ausberto García, que sería fundamental para la consecución del campeonato. Para muchos, García fue, junto a Camacho, el mejor jugador del torneo.

Para muchos expertos, Ausberto García fue el mejor jugador de este sudamericano

En ese encuentro debutó Blacutt en este campeonato, de ahí en más fue inamovible.  Alcócer permitió llegar a medio tiempo 2 a 1 al anotar a los 49 en un inusual alargue de tiempo adicional. León empató a los 17 del segundo tiempo, colocando el partido cuesta arriba, con un fútbol de ataques peruanos más que preocupantes, hasta que García a los 31, en medio de la euforia, definió el triunfo. Perú mostró ser un equipo de jerarquía, pero Bolivia emparejó el desafío no sólo con garra sino con técnica y sobre todo velocidad.

LA REVANCHA DE ASUNCIÓN 

Con Paraguay (que fue subcampeón), el 24 de marzo en Cochabamba en un partido sin dificultades y no precisamente memorable, los bolivianos sacaron un cómodo 2 a 0 (esta vez sí, realmente cómodo) con un gol de Castillo a los 17 del primer tiempo ). García cuando el partido estaba a punto de expirar, anotó a los 43 en el arco sur del Félix Capriles. Los guaraníes no fueron ni la sombra del equipo que había aplastado a Bolivia en Asunción unas pocas semanas antes. Se había consolidado una defensa de tres baluartes Caínzo, Herbas y Zabalaga, en el medio estaba un mordedor como Ramírez y el líder nato Willy Camacho, adelante en una punta Aramayo, como arietes García (más cerebral) y Alcócer (más entrador), algo retrasado Ugarte que estaba ya en una etapa de declinación de una estrella cuyo máximo brillo se había dado en los años cincuenta pero cuyo talento no se apagó nunca, que además tenía en este campeonato un premio más que merecido a una carrera única, y en la otra punta una revelación, Fortunato Castillo.

ARGENTINA. EL VERDADERO PARTIDO DEL TÍTULO. CAMACHO, EL HÉROE

Max Ramírez falla un penal a favor de Bolivia en el minuto 41 del segundo tiempo. Tapa Andrada.

Corner servido por Castillo, Cabezazo de Camacho y gol inapelable. Bolivia 3 Argentina 2. Medio título está en el bolsillo.

Celebración y lamentación. Los verdes en la gloria, los argentinos desconsolados.

El 28 de marzo se jugó sin duda el partido más dramático del campeonato. En La Paz se enfrentaron Bolivia y Argentina. Blacutt entró por Aramayo, comenzaba a brillar el talento de uno de los grandes nombres históricos del elenco boliviano. Alternaron Cárdenas por Ugarte y Espinoza por Herbas. En Argentina estaban Andrada, Griguol, Vázquez, Savoy, Zárate y Rodríguez entre sus figuras más destacadas. Una hermosa palomita de Castillo abrió la cuenta a los 11, Rodríguez empató cinco minutos después.  Blacutt, tras impecable centro de Castillo, anotó el segundo. A partir de entonces el partido fue de ida y vuelta. A 10 minutos del final empató otra vez Rodríguez. El resultado no era bueno y los argentinos amenazaban con un tercer gol…¿Quién, de los aficionados de entonces, podrá olvidar el minuto 42 de ese partido? Penal para Bolivia cobrado por el árbitro peruano Yamasaki. Silencio expectante del estadio colmado hasta la bandera. El “Chino” Ramírez remata al fuerte pero al centro y el arquero Andrada (el mismo que recibiría –y de penal- el gol 1000 de Pelé) la toca providencialmente con los botines y manda al corner. Treinta años después en otro partido histórico en el mismo estadio y en el mismo arco norte, Bolivia llegaría al cielo futbolístico después de un penal fallado por “Platini” Sánchez frente al arquero Taffarel de Brasil. Es entonces cuando reacciona Camacho, el símbolo de la garra y la experiencia. Mientras los argentinos se abrazaban, Willy apuró a Castillo. Recibió el centro de éste y cabeceó con alma y vida para ratificar que Bolivia estaba en carrera. Fue un gol casi en el ángulo superior del arco y fueron dos puntos cruciales. Camacho le daba el título a Bolivia con ese cabezazo magistral que parece detenido en el tiempo en el viejo Siles. Bolivia 3 Argentina 2.

BRASIL. LA CUECA BOLIVIANA. ¡SE VA LA PRIMERITA!…

Uno de los goles bolivianos frente a Brasil en la senda del triunfo y del título sudamericano logrado en el Félix Capriles

Cuando el 31 de marzo llegó Brasil al Capriles, casi todo estaba dicho en medio de la euforia contagiosa del país. Digamos que no era una final. El campeonato se medía por el puntaje del todos contra todos. Bolivia llegó con nueve puntos y Paraguay con ocho. Un triunfo paraguayo y una derrota boliviana consagraba campeones a los guaraníes. Un empate de los verdes y triunfo paraguayo, obligaba al desempate. Bolivia debía ganar sí o sí, si quería el título.

A Bolivia le costó mucho ese partido. Le costó empatar el 0-1 inicial obra de Flavio, sudó para volver a empatar el 1-2 de Almir y resistir luego, tras estar 5-2 arriba, otros dos goles brasileños (Flavio y Marco). Ugarte forjo dos goles (el primero a los 29 del primer tiempo y el último a los 24 del segundo tiempo), el primero tras remate de García que con gran olfato el “Maestro” embocó tras el rebote concedido por el arquero. Finalmente, hizo allí su último gol con la verde, el más importante, el de la consagración con el sello del penal que confirmaba la Copa América para Bolivia, y se despidió para siempre de la casaca que defendió con honor por casi 16 años. Camacho (otra vez) en su mejor estilo, de cabeza, hizo el segundo a los 44 de la primera fracción. En la segunda etapa anotó García a los 3 minutos con un remate bajo y exquisito de media distancia; el cuarto fue de Alcócer  a los 12 minutos con un tiro colocado cerca del ángulo. “Tutula” fue al sacrificio con una fractura doble que lo alejó del fútbol tras ese match de gloria. Frenado en el área por un violento patadón de Procopio, propicio el penal que le dio el campeonato a Bolivia.  Fue un partido sufrido, de tensión permanente con un equipo brasileño pleno de juventud que no se rindió nunca y que hizo grande el triunfo verde. El Capriles estalló como estalló toda Bolivia cuando el pitazo final. La gente se desbordó por completo y llenó la cancha, los jugadores a quienes les arrebataron las camisetas ya históricas fueron llevados en andas. Fue una vuelta olímpica inolvidable, mientras una fiesta inmensa de música nacional y baile en las calles inundó las principales ciudades del país. No sólo éramos campeones, sino que habíamos obtenido el título en calidad de invictos, con cinco victorias y un empate.

Alcócer anota el cuarto y el último de su carrera. Minutos después una doble fractura lo alejaría para siempre del fútbol.

UNA CELEBRACIÓN MERECIDA

El público desbordado al pie del avión del Lloyd que traslada a la selección campeona invicta

Llovieron los elogios y los homenajes. La selección estuvo en Palacio con el Presidente. Bolivia obtuvo la Copa América que paseó por Cochabamba y La Paz. Eran otros tiempos es verdad, los premios eran más que modestos, pero no es cierto que no hubo un reconocimiento económico para lo héroes. La FBF les pagó pequeños premios pecuniarios, el gobierno emitió un decreto también con un reconocimiento económico para los jugadores.

Ugarte, desde entonces apodado “el Maestro” cerró su carrera con el maximo honor que un jugador boliviano podia tener. Campeón de América.

Ugarte recibió un automóvil de una firma comercial, además de una motocicleta, todos los demás cracks recibieron una bicicleta (para sonreír por la naturaleza increíble de los reconocimientos en comparación a los de la actualidad) y una personalidad de la época, dueño de una importadora de relojes obsequió un reloj de oro a cada uno de los jugadores.

El Presidente Paz Estenssoro recibió en Palacio de Gobierno a los campeones sudamericanos y les rindió un merecido homenaje.

El periódico local La Nación tituló a toda página con una frase del Presidente Paz Estenssoro  que expresa perfectamente lo que fueron para el país esos días memorables: “Bolivia fue capaz de organizar el torneo y sus jugadores capaces de conquistarlo”. Queda la memoria de una epopeya futbolística solo emulada treinta años después por otra generación de oro de nuestro fútbol.

CAMPEONATO SUDAMERICANO DE 1963
LA PAZ Y COCHABAMBA 10 AL 31 DE MARZO
PARTIDOS DEL CAMPEONATO SUDAMERICANO DE 1963
FECHA CIUDAD PARTIDO
1 10.03.1963 COCHABAMBA ARGENTINA 4 COLOMBIA 2
2 10.03.1963 COCHABAMBA BRASIL 1 PERÚ 0
3 10.03.1963 LA PAZ BOLIVIA 4 ECUADOR 4
4 13.03.1963 COCHABAMBA PERÚ 2 ARGENTINA 1
5 14.03.1963 LA PAZ PARAGUAY 3 ECUADOR 1
6 14.03.1963 LA PAZ BRASIL 5 COLOMBIA 1
7 17.03.1963 COCHABAMBA BOLIVIA 2 COLOMBIA 1
8 17.03.1963 LA PAZ PERÚ 2 ECUADOR 1
9 17.03.1963 LA PAZ PARAGUAY 2 BRASIL 0
10 20.03.1963 COCHABAMBA PARAGUAY 3 COLOMBIA 2
11 20.03.1963 COCHABAMBA ARGENTINA 4 ECUADOR 2
12 21.03.1963 LA PAZ BOLIVIA 3 PERÚ 2
13 24.03.1963 COCHABAMBA BOLIVIA 2 PARAGUAY 0
14 24.03.1963 LA PAZ PERÚ 1 COLOMBIA 1
15 25.03.1963 LA PAZ ARGENTINA 3 BRASIL 0
16 27.03.1963 COCHABAMBA BRASIL 2 ECUADOR 2
17 27.03.1963 COCHABAMBA PARAGUAY 4 PERÚ 1
18 28.03.1963 LA PAZ BOLIVIA 3 ARGENTINA 2
19 31.03.1963 LA PAZ ECUADOR 4 COLOMBIA 3
20 31.03.1963 LA PAZ ARGENTINA 1 PARAGUAY 1
21 31.03.1963 COCHABAMBA BOLIVIA 5 BRASIL 4
TABLA DE POSICIONES DEL CAMPEONATO SUDAMERICANO DE 1963
PUESTO EQUIPO PJ PG PE PP GF GC PTOS GD
1 BOLIVIA 6 5 1 0 19 13 11 6
2 PARAGUAY 6 4 1 1 13 7 9 6
3 ARGENTINA 6 3 1 2 15 10 7 5
4 BRASIL 6 2 1 3 12 13 5 -1
5 PERÚ 6 2 1 3 8 11 5 -3
6 ECUADOR 6 1 2 3 14 18 4 -4
7 COLOMBIA 6 0 1 5 10 19 1 -9
JUGADORES BOLIVIANOS EL 63, PARTIDO POR PARTIDO
JUGADOR ECU COL PER PAR ARG BRA
1 AGUIRRE, ANTONIO S
2 ALCÓCER, MÁXIMO S S S X X S
3 ARAMAYO, ABDUL R X S S
4 BLACUTT, RAMIRO R R X X
5 CAÍNZO, ROBERTO X R X X X X
6 CAMACHO, WILFREDO X X X X X X
7 CÁRDENAS, CARLOS R R R R
8 CASTILLO, FORTUNATO X R X X X X
9 ESPINOZA, EDUARDO X X R X
10 GARCÍA, AUSBERTO X X X X X
11 HERBAS, JESÚS X X S
12 LÓPEZ, ARTURO X X X X X X
13 LÓPEZ, RENÁN S X R R
14 PALENQUE, HUGO S
15 QUINTEROS, EDGAR S
16 RAMÍREZ, MAX R X X X X X
17 TORREZ, ALBERTO X
18 UGARTE, VÍCTOR AGUSTÍN X X S S X
19 VARGAS, EULOGIO X
20 VARGAS, EULOGIO X X X X
21 ZABALAGA, MARIO X
X jugó todo el partido
S fue sutituido
R Entró como reemplazante
Sólo A. López y W. Camacho jugaron completos todos los partidos
M. Alcócer, R. Caínzo, F. Castillo y M. Ramírez jugaron todos los partidos

Anuncios

9 pensamientos en “Bolivia en la Copa América, Capitulo 2. !Campeones Sudamericanos 1963!

  1. Bueno, campeones el 63, y que paso, el 65, torneo extra sudamericano en Uruguay, 0 puntos, 0 goles, ultimos!!!, otra vez, volvimos a la normalidad, lo que pasa que el 63, Brasil, vino con un equipo de tercera, argentina de segunda, no se quieren recordar?

    • En los años diez y veinte del siglo pasado jugaban cuatro equipos o hasta tres. En algunos campeonatos algunas selecciones no contaban con sus mejores jugadores. En la Copa América de Colombia, Argentina no fue “por razones de seguridad”. En fin, todos tienen argumentos para todo. Todas la Copas América son oficiales y están reconocidas como tales. Bolivia fue campeón en 1963 y subcampeón en 1997, tan simple como eso.

  2. Permitanme hacerles notar que al elaborar la lista de todo el plantel, se olvidaron de Isaac Alvarez, segundo arquero de nuestra seleccion en 1963

    • Gracias por la observación. En efecto, sólo hemos considerado a quienes jugaron, pero vamos a incluir a Álvarez y Villarroel que fueron parte de los 22 campeones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s