Ovidio Messa. Un 10 Inolvidable

FullSizeRender 02

Ovidio Messa Soruco (1951-2017)

Era grande porque miraba la cancha cuando recibía la pelota. Lo era porque no se excedía en la gambeta, tocaba con elegancia y tenía una condición extraordinaria para trasladar el balón desde el medio campo hasta el área grande. Creación y gol eran sus cartas mágicas, una condición extraordinaria que es talento de unos pocos. Un diez clásico, característica muy sudamericana.

Sigue leyendo

Anuncios

Recordando a Mario Mercado. A Veinte Años de su Muerte

mercado, mario 11 bolivar

Mario Mercado Vaca Guzmán (Asunción 1928-Oruro 1995) murió El 21 de enero de 1995 en un accidente aéreo. Un pequeño avión privado llevaba a Mercado y Guery Jordán -dirigente celeste- a Sucre, a una reunión crucial para definir el futuro de la Liga. La nave se estrello al despegar.

DON MARIO: EL ARTE DE VIVIR CON CORAJE

por Carlos D. Mesa Gisbert

Mauro Bertero, yerno de Mario Mercado se refería a su suegro siempre con el apelativo de Don Mario, con una mezcla de respeto y admiración, pero con un inequívoco tono cómplice de amistad. Don Mario se llama uno de los proyectos mineros más ambiciosos que se encararon en el oriente del país, iniciativa de Mario Mercado. Y creo que en muchos sentidos Don es la palabra perfecta para acompañar su nombre.

Sigue leyendo

Juan Américo Díaz. El Gol Fue Siempre Suyo

díaz, juan américo 01

Juan Américo “Tanque” Díaz (1944-2013)

Tengo en la retina una imagen que publicó “Hoy Deportivo” en 1969. Juan Américo Díaz vuela casi literalmente, tiene una pierna recogida y la otra extendida tocando apenas la pelota. Con la camiseta listada albiceleste, pantaloncillo negro y las medias grises con los cordones de los cachos en cruz hasta media pantorrilla. La mirada clavada en el arco que no se ve en la imagen. El destino del balón es -se puede adivinar- la red.

Sigue leyendo

Don Lorenzo

Hoy-deportivo-suplemento-hizo-historia_LRZIMA20130426_0022_11

por Carlos D. Mesa Gisbert

Lorenzo Carri  merece una palabra de agradecimiento de esta tierra a la que le dedicó la mayor parte de sus desvelos.

Quiero decirle ahora, gracias.

Al final de los años sesenta del siglo pasado, apasionado por el fútbol, descubrí en una radio japonesa que hoy calificaría de kitsh el programa “Sexta edición deportiva” que conducía entonces. Me convertí en devoto seguidor de esa media hora de deportes porque encontraba información, análisis y una peculiar mirada en profundidad de partidos, campeonatos, jugadores…había un alma detrás, algo más trascendente que el solo recuento de los hechos deportivos del día. Sigue leyendo