Historia de Nuestro Fútbol, Capítulo 1. Aquellos Magníficos Hombres del Amateurismo 1896 – 1924

Oruro Royal, el decano del fútbol boliviano, fundado en 1896

Bolivia es uno de los países chicos del fútbol continental, el sudamericano, el más prestigioso y laureado del mundo, la cuna de los más grandes jugadores de la historia. La región de donde salieron nueve selecciones campeonas del mundo. Pero este pequeño país futbolístico tiene también su historia, sus horas de amargura y sus instantes de gloria, sus arquetipos y modelos futbolísticos, cada quien tiene su propio Pelé o su propio Maradona, aquí se llaman Alborta, Ugarte, Camacho, Romero, Etcheverry, Melgar o Sánchez y son parte de una saga fantástica en la pequeña dimensión de lo que hasta ahora hicimos, que a nosotros nos parece el largo camino a Ítaca que Ulises coronó en  el relato clásico. Ítaca aparece para nuestro fútbol, igual que para el de todos, cada cuatro años, cuando el fulgor del santo grial se funde en la imagen de la Copa FIFA, como en el pasado lo fue en la Copa Jules Rimet. Y cada cuatro años se arma la expedición, se le pone la camiseta verde y se comienza a sufrir y a esperar. Sigue leyendo

Introducción. Desde la Nostalgia

Ramiro Castillo en un entrenamiento de la selección (1996)

Son aciagos los días que corren para celebrar al fútbol boliviano. Estos tiempos coinciden con una terrible crisis estructural que toca desde la selección hasta el amateurismo, en medio de una incomprensible y grave crisis económica. Pero lo que se conmemora no es el hoy circunstancial, sino toda una historia íntimamente ligada a la sociedad boliviana.

Para nadie es un secreto que nuestro fútbol, como nuestro propio país es uno de los más débiles del continente y que su práctica es en buena medida un reflejo de nuestra pobreza y nuestras insuficiencias. Pero, aún y a pesar de ello, figuras como Aniceto Solares, Roberto Prada, Eduardo Saenz, Mario Mercado, Rafael Mendoza, Roly Aguilera o Guido Loayza, hicieron posibles logros que estuvieron muy por encima de nuestra propia dimensión. Sigue leyendo

¿Por qué esta Historia?

Marco Antonio Etcheverry en la Copa América (1997)

Este blog busca llenar un vacío en las páginas web y blogs existentes sobre el fútbol boliviano, muchos de ellos de muy buena calidad (sobre todo los particulares). La negación, el olvido o la mutilación de la historia suele ser la norma voluntaria o involuntaria de esa información.

Los jóvenes de hoy están convencidos de que nuestro fútbol profesional nació con la Liga en 1977 y que antes de ese día, el balompié boliviano era amateur, o peor, vivía en la prehistoria. Si nos atenemos a nuestros periódicos, radios y canales de TV, esa imagen incompleta y parcial parece cierta. No es así. La historia del fútbol boliviano comienza en 1896 con la fundación de nuestro primer club, Oruro Royal y continúa con fechas que eslabonan un rico pasado: En 1914 con el nacimiento del amateurismo, en 1925 con la creación de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), sigue en 1926 con la afiliación de la FBF a la FIFA, en 1950 con la creación del fútbol profesional y finalmente en 1977 con la creación de la Liga. Estamos hablando de nada menos que de ciento catorce años de pasado.

Por eso, creemos que es necesario recuperar esa historia etapa por etapa, dedicarle un espacio especial a la selección boliviana, y otro a los clubes denominados “grandes” de nuestro profesionalismo, grandeza lograda a partir de sus hazañas traducidas en títulos y presencias internacionales.

Acompañaremos cada una de estas entradas con abundante información estadística.