Bolivia, Copa América 2021. Bolivia 1 Argentina 4. Un fútbol que padece de una grave enfermedad. ¿Incurable?

Messi, el hombre récord, superó contra Bolivia, a Mascherano, como el jugador con más partidos en su selección, además de ser el máximo goleador albiceleste. le hizo dos goles a Bolivia (foto El Gráfico).

El último y penoso partido de la selección boliviana fue jugado el 28 de junio de 2021. Seamos claros. No estamos en condiciones de competir, Nuestro equipo es ficha puesta para los rivales. Si algo se preveía y ocurrió, era que el primer cuadro eliminado de la Copa sería Bolivia, y así ocurrió.

Nuestro fútbol está, lo hemos dicho N veces, varios escalones debajo del de los otros nueve países de América del Sur. No es problema de técnico, ni de jugadores solamente, es una leucemia que parece incurable. Federación, Asociaciones, dirigencia, división profesional, clubes, jugadores, divisiones inferiores, nivel de competencia, infraestructura, administración. Estamos ahogándonos en corrupción, falta de idoneidad, falta de disciplina, paupérrima organización… Es un cáncer difícil de curar, por ahora la enfermedad no hace más que empeorar.

Escogemos la crónica de El País de Madrid, firmada por Juan I. Irigoyen que, a pesar de ser un homenaje a Messi, refleja muy bien lo ocurrido en el partido.

“América se debate entre los rivales de siempre: Brasil y Argentina. La Canarinha se pasea por su casa y sin demasiado esfuerzo se coronó campeona del grupo B. La Albiceleste, de menos a más, lideró el grupo A. La selección de Lionel Scaloni dudó en el estreno de la Copa América frente a Chile (1-1), se levantó ante Uruguay (1-0), aburrió contra Paraguay y se liberó en el duelo ante Bolivia (1-4). Se encuentra la nueva Argentina en el viejo Messi, máximo goleador (75) y asistente (43); ahora también el jugador con más partidos en la selección argentina (148).

El récord de Messi llegó antes de lo previsto frente a Bolivia. Scaloni ya tenía todo preparado para hacer descansar al capitán en el último partido ante Paraguay. El técnico de la Albiceleste, de hecho, ya había hablado con Papu Gómez para que ocupara la vacante del 10. Un plan efímero, Messi pidió jugar su partido 147 ante la selección de Eduardo Berizzo. Y con la Argentina ya clasificada para los cuartos de final, el rosarino también deseó comparecer ante Bolivia. Scaloni no tuvo nada que decir, hace rato que en Barcelona y en Buenos Aires la voluntad del capitán es incuestionable, sobre todo cuando se trata de la gestión de minutos.

Messi no encontró mejor manera de celebrar sus 148 partidos (superó a Mascherano) que a su manera. Es decir, con goles, pero también con asistencias. La especulación le duró poco Bolivia en el Estadio Arena Pantanal. El muro verde que dibujó el técnico Farías resistió lo que tardó Messi en picar el balón para la aparición de Papu Gómez. La definición del delantero del Sevilla estuvo a la altura del pase tan genial como rutinario del rosarino: un latigazo sin dejar que botara el cuero, remate imposible para Lampe. Gómez se ganó la confianza del 10 fuera del campo -se sumó al grupo de los históricos que lideran Messi, Agüero y Otamendi, que cuenta con el descaro de De Paul y la tranquilidad de Paredes- para después conquistarlo en el tapete. Y dejó de ser su suplente para convertirse en su socio.

Justamente el exjugador del Atalanta se inventó el penalti para terminar en el segundo gol de la Albiceleste. Messi no falló desde los once metros. Sin embargo, quería más. Buscaba algo que no conseguía desde el Rusia 2018: un gol de jugada. Lo encontró con la ayuda de su viejo socio. Suplente en los dos primeros partidos de la Copa América, Agüero le volvió a ganar el duelo a Lautaro Martínez y, como ante Paraguay, saltó en el once inicial. Distanciado con el gol -no marca desde noviembre de 2019 en el empate frente a Uruguay (2-2)-, Agüero se vistió de quarterback para asistir a Messi. El 10 tocó con sutileza el balón por encima de Lampe matar el duelo antes del paso por el vestuario.

Saavedra hizo un golazo a Argentina. no sirvió de nada. Fue el goleador de la selección con 2 goles, los únicos de Bolivia en esta Copa América.

Bolivia, que llegó a Brasilia ya con el pasaje de regreso a La Paz sellado, se regaló un golazo de despedida. Justiniano se coló entre Acuña y Pezzella para que Saavedra amagara con la sorpresa. Entonces, apareció Lautaro Martínez para fusilar cualquier arrebato de la selección boliviana. Y Argentina, que ya sabía que lo esperaba Ecuador en los cuartos de final, se dedicó a descansar con el balón. Lo necesita Messi, que solo quiere jugar”.

Estadio: Arena Pantanal (Cuiaba)

Árbitro: Andrés Rojas (COL)

Goles:

Bolivia: Erwin Saavedra (60)

Argentina: Alejandro Gómez (6), Lionel Messi (33 de penal, 42), Lautaro Martínez (65)

Amonestaciones:

Bolivia: Ramallo (86), Wayar (90+2)

Argentina: Acuña (90)

Alineaciones:

Bolivia: Carlos Lampe – Erwin Saavedra (Moisés Villarroel, 85), Luis Haquín, Adrian Jusino, Roberto Fernández (Diego Wayar, 81) – Ramiro Vaca, Leonel Justiniano, Boris Cespedes (José Manuel Sagredo, 61) – Jeyson Ariel Chura (Henry Vaca, 61), Gilbert Alvarez (Rodrigo Ramallo, 61), Diego Bejarano. DT: César Farías.

Argentina: Franco Armani – Gonzalo Montiel, German Pezzela, Lisandro Martínez, Marcos Acuña – Ángel Correa (Giovani Lo Celso, 64), Guido Rodríguez (Leandro Paredes, 71), Lionel Messi, Exequiel Palacios (Nicolas Dominguez, 71), Alejandro Gomez (Julián Álvarez, 56) – Sergio Agüero (Lautaro Martínez, 63). DT: Lionel Scaloni.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s